El obispo de Málaga compara el matrimonio gay con el de entre un perro y un hombre