La OMS reconoce que la transexualidad no es una enfermedad mental