Un hotel de Nueva Zelanda prohibe que sus clientes lleven pantalones de ciclista