Un niño de seis años salva su vida gracias a una llamada de teléfono aleatoria