El corazón de Muhammad Ali latió media hora más mientras su organismo fallaba