Los presuntos violadores de Molins de Rei reconocen que hubo penetración en un audio