Miles de personas reivindican pensiones dignas: “No tengo ni para pan”