De estudiante anónimo a ser el rey de su fiesta de graduación