El Metro de Madrid, a la japonesa