Le trasplantan los dedos del pie a la mano tras perderlos al explotarle un petardo