Marc y Paula no conocían a su presunto asesino