Manuel Fernández Castiñeiras se llevó el códice por venganza