La Manada pasa su primer fin de semana en libertad en casa y con amigos