Lucero, una cría de lobo de mar, vuelve a su casa en Irlanda