El amor no tiene etiquetas, ni género, ni razas y tampoco prejuicios