Lola Pan, enferma de una mielofibrosis incurable, viva gracias a los ensayos clínicos