El detenido por el asesinato de Laia intentó quitar las manchas de sangre