La familia real británica gana su primer pulso a la prensa