La defensa sitúa el origen del crimen en el acoso sexual de Carrasco a Triana