Deja su carrera en la NBA para cuidar a su mujer, con un tumor cerebral