Jóvenes y mayores, ¿un peligro en la carretera?