El acusado de secuestrar y ahogar a una bebé de 16 meses insiste en que es inocente