Javier, de ocho años, sigue sin aparecer tras haber sido secuestrado por su padre