Una peluquería de Tokio ofrece cortes de pelo gratis, pero de alto riesgo