Indignación y resignación en la Costa da Morte tras la sentencia del Prestige