Indignación de los comerciantes del centro de Barcelona por las broncas entre manteros