El ADN permite que una jubilada sevillana de 70 años perciba una herencia de 3 millones de euros