La Guardia Civil admite que no se solicitó autorización para disparar pelotas de goma