Gregorio Cano, el violador de la Verneda, dice estar arrepentido y rehabilitado al salir de la cárcel