El hombre, detrás del fuego declarado en Gondomar, Pontevedra