Un pabellón vacío, listo para recibir los cuerpos de las víctimas del accidente aéreo