A Galicia le pasa factura el temporal