Frente a la indignación social, reforma del Código Penal