Felix Baumgartner, a por el primer salto estratosférico