La Eurocopa termina como comenzó: Con disturbios y coches incendiados