Esqueletos de edificios, la imagen del despilfarro en los municipios turísticos