España es el segundo país con un mayor número de intoxicaciones por anisakis