El camino al Rocío, pasado por agua