El religioso español no quiere que su estado de salud trascienda públicamente