Un estudio confirma que la sangre de los dinosaurios no era ni fría ni caliente