Después del incendio en León, los ríos se llenan de sustancias contaminantes