Desolación en el pueblo donde ha muerto la niña de tres años