El estadio de fútbol que lleva 30 años con las líneas campo torcidas