Los deportistas tienen el doble probabilidades de lesionarse cuando pierden