La sentencia de El Cuco, a revisión