La crisis obliga a Salu a convivir con otras 10 personas en 70 metros cuadrados