Crece seis puntos la proporción de adolescentes que admite borracheras frecuentes