Los yihadistas detenidos en Ceuta y Nador tenían la voluntad de actuar inmediatamente