Obligados a ceder a sus hijos a la Xunta por su situación económica