El lado más altruista de Cayetano Martínez de Irujo: Acoge a dos familias de refugiados